info@magnesol.pe +51 936 098 933 fb in MENU
Whatsapp
AGUA POTABLE Y LA SALUD EN EL EMBARAZO

 

Gilberto Augusto Da Rocha Vera

Socio y Gerente de Ventas de AguaQueSana

Distribuidor exclusivo de AQUASANA en Perú

VENEZUELA – PERÚ

 

¿Qué se transfiere del agua que estás bebiendo a través de la placenta?

La hidratación es uno de los principios más básicos de la buena salud y, sin embargo, la mayoría de la gente estaría de acuerdo en que en un momento u otro han aflojado su consumo de agua.

Sin embargo, durante el embarazo, las mujeres a menudo cambian (y se apegan a) su dieta y rutina de ejercicios en nombre de un bebé sano. Un gran cambio que las mujeres suelen hacer en relación con la mejora de la salud es beber suficiente agua para mantenerse hidratadas. A veces, sin embargo, estos cambios no producen los resultados esperados.

¿CÓMO SE TRANSMITEN LAS TOXINAS AL FETO?

En una revisión del 2015 de 10 estudios publicados anteriormente se encontró que la placenta, un órgano que conecta al feto en crecimiento con la pared uterina, a menudo contiene una serie de toxinas, como mercurio, plomo y bacterias. La placenta permite a la madre transferir nutrientes y oxígeno (entre otras cosas) al feto en desarrollo a través del suministro de sangre de la madre. Pero como resultado, la placenta también puede transferir toxinas al feto.

Es importante tener en cuenta que no todas las toxinas pueden pasar de la madre al feto. De hecho, la mayor parte del tiempo, los desechos tanto de la madre como del feto son filtrados y desechados por el hígado y los riñones de la madre. Aun así, un estudio de 2004 encontró un asombroso total de 287 sustancias químicas en los cordones umbilicales de una muestra de bebés nacidos en agosto y septiembre de ese año. Tres elementos específicos que se transmiten con mayor frecuencia al feto a través de la placenta son el mercurio, el plomo y el cadmio.

Los factores ambientales hacen que sea inevitable que cierto número de toxinas pasen a través de la placenta al bebé, incluso por contaminación y estrés, pero otros contaminantes, por ejemplo, las toxinas contenidas en el agua potable pueden y deben eliminarse.

PERO, EL AGUA NORMALMENTE ES SÚPER SALUDABLE …

Es cierto que el agua ofrece muchos beneficios, pero si la calidad del agua no se controla adecuadamente o si el agua se extrae de fuentes cuestionables, también podría contener una serie de contaminantes, como cloro, cloramina, ciertas bacterias y plomo. En 2010, el Departamento de Salud de Minnesota publicó una guía de seguridad sobre el agua potable. El departamento describió algunos pasos que las familias con bebés recién nacidos pueden tomar para asegurarse de que su bebé beba el agua más limpia posible.

El primer paso es investigar si el agua que las familias le dan a su feto proviene de un pozo privado, que no está regulado por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), o de un servicio público. Si proviene de un pozo privado, el estado recomienda analizar de forma independiente el agua para detectar bacterias, nitratos y arsénico.

Todos estos posibles contaminantes en el agua son tóxicos tanto para los adultos como para los fetos, pero el Departamento de Salud menciona que el agua de pozo con altos niveles de nitrato (10 miligramos por litro) podría causar una enfermedad fatal, llamada síndrome del bebé azul, en bebés menores de seis meses. El síndrome del bebé azul ocurre cuando los nitritos en el agua causan una disminución en la cantidad de oxígeno que puede transportar la hemoglobina, lo que conduce a la muerte.

Si bien la cantidad de contaminantes potenciales en el agua de pozo es alarmante, es relevante para aproximadamente el 15 por ciento de la población, que usa pozos privados como su principal fuente de agua potable.

Desafortunadamente, incluso si una familia no usa pozos privados para su suministro de agua, esa estadística no debería proporcionar ninguna sensación de tranquilidad todavía.

Es necesario que las familias que dependen de una fuente pública de agua potable (agua del grifo), que está regulada por la EPA, sigan prestando atención a las advertencias de seguridad. El Departamento de Salud sugiere que alguien que utilice un suministro público de agua potable debe dejar correr el agua del grifo durante aproximadamente un minuto antes de beber para reducir los niveles de plomo en el agua. Según los estudios citados anteriormente, el plomo es uno de los contaminantes predominantes que se encuentran en la placenta.

¿CUÁL ES LA MEJOR MANERA DE MANTENER SEGURO AL FETO?

Aunque el agua potable parece ser el enemigo público número uno en este momento, es uno de los factores de salud más fáciles de corregir.

Los sistemas de filtración en el hogar son una opción para brindarles a los consumidores la tranquilidad de beber agua del grifo.

Nuevamente, es importante hacer una investigación antes de elegir un sistema de filtración porque cada sistema filtra diferentes toxinas y bacterias. Ciertos grupos proporcionan pruebas independientes de estos sistemas de filtración. Uno de esos grupos, la National Sanitation Foundation (NSF) en Perú, es una organización sin fines de lucro que prueba, audita y certifica estos productos de forma independiente. No desperdicie el agua del grifo dejándola correr durante un período prolongado antes de beberla. Un sistema de filtración funcionará perfectamente.

 

 AQUASANA, INC

 

Si tienen alguna consulta, déjennos saberla y los contactaremos con un especialista de nuestro equipo.

 

¡Una vida sana, comienza con agua sana!

 

Página web: www.aguaquesana.com         

Facebook: https://web.facebook.com/aguaquesanaperu/

Teléfono - WhatsApp: 992 670 312

 

 

NOTA EDITORIAL:  Agradecemos a la empresa Aguaquesana por compartir con nuestros lectores esta importante información.

 

*Este artículo se publicó por primera vez en Aguaquesana

Califícalo
/ 0
Compártelo
Compártelo