REVITALÍZATE CON FRICCIONES MATUTINAS CORPORALES

 

Las fricciones matutinas sirven para activar nuestro sistema inmunitario ya que al hacerlas ponemos en funcionamiento todos los sistemas de nuestro cuerpo, en especial el circulatorio.  Además, es una excelente terapia para prevenir resfriados. 

 

MATERIAL NECESARIO

- Agua fría de grifo o de manantial.

- Esponja natural dura y rugosa del tipo lufa o manopla.

 

FORMA DE REALIZARLAS

La fricción se realiza por la mañana. Se moja la esponja con agua fría y se escurre un poco hasta que no gotee. Luego se fricciona enérgicamente todo el cuerpo por delante y por detrás, empezando por las piernas y los brazos, y acabando en la zona del tórax y el abdomen.

 

La fricción no debe durar más de dos o tres minutos, y debe ser lo suficientemente enérgica como para producir un cierto enrojecimiento de la piel.

Una vez realizada la fricción, el paciente debe acostarse de nuevo en la cama sin secarse y taparse bien para evitar enfriamientos.

Si ha realizado bien todos los pasos, al cabo de unos diez o quince minutos sentirá cómo comienza a tener calor. Después de descansar un rato más ya podrá levantarse y hacer su vida normal.

 

CONSEJOS Y ADVERTENCIAS

  • No se puede establecer una duración exacta de la fricción.  En el caso de personas muy friolentas, niños o ancianos, la fricción puede ser sensiblemente más corta.
  • En verano la fricción será más larga que en invierno.
  • Si al hacer esta fricción no se consigue una reacción de calor adecuada y agradable, habrá que realizar fricciones parciales.  Por ejemplo: un día se darán fricciones de la cintura para arriba y otro de la cintura para abajo. Poco a poco el cuerpo se acostumbrará y podrá realizarse la fricción completa.
  • La reacción de calor posterior a la fricción es la que nos marca la efectividad de esta práctica. La explicación es de lo más simple: cuando sometemos el cuerpo al agua fría se produce una constricción momentánea de los vasos sanguíneos que dura mientras se realiza la aplicación. La reacción posterior de calor indica justamente lo contrario: una dilatación de los vasos (una vasodilatación reactiva) que es mucho más duradera que la primera y que es el efecto vascular que estamos buscando.
  • Para ser eficaces, estas fricciones deben realizarse con regularidad. Si las hacemos durante meses seguidos conseguiremos una mejor reactividad vascular, fortaleciendo nuestro cuerpo y disminuyendo la posibilidad de resfriarnos.
  • Los métodos hidroterápicos funcionan mejor cuando se practican durante una temporada más o menos larga, por ejemplo, veinte días y luego se descansa otros tantos.  Si los hacemos permanentemente, su efectividad acaba por disminuir.

 

¡Esperamos que esta información te haya sido útil!

 

Recuerda seguir nuestras publicaciones de salud y bienestar a través de nuestras redes sociales @biendesalud, @perezalbela, y nuestra página web www.magnesol.pe.

 

 

09/05/2022

Compártelo