info@magnesol.pe +51 936 098 933 fb in MENU
Whatsapp
CÓMO ELEGIR LA MEJOR MANERA DE CONSERVAR LOS ALIMENTOS

Nuestros ancestros invirtieron tiempo y esfuerzo en la preservación de alimentos. Hoy en día pocas familias practican esta técnica. La mayoría consume los alimentos procesados industrialmente, que vienen envasados en latas, envases de vidrio o plástico. También se utilizan modernas técnicas de refrigeración, así como el congelado. Casi todos estos métodos afectan el valor nutricional de los alimentos.

 

CONSERVAS 

Este proceso involucra la colación de alimentos en recipientes de vidrio y aluminio, y se calienta a altas temperaturas para destruir los microorganismos patógenos que podrían causar daño a los alimentos.

Los alimentos generalmente se envasan al vacío para evitar la entrada de aire y de microorganismos. Cuando esta preservación se hace correctamente, no hay necesidad de usar aditivos o preservantes.

Pero los envasados tienen una desventaja. Por efecto de todo este proceso, los alimentos pierden las enzimas, las cuales se hallan naturalmente presentes en los alimentos crudos y frescos, y que son necesarias para la digestión y para todas las funciones metabólicas del cuerpo.

Las enzimas se destruyen por encima de los 48°C. La velocidad de destrucción se acelera con el incremento de la temperatura y los largos tiempos de cocción (las temperaturas usadas en el envasado casero están en un rango de 100-116ºC, y son más altos aún en el envasado industrial).

Si las enzimas no se toman con los alimentos, el cuerpo debe producir sus propias enzimas digestivas. El exceso de producción de enzimas por el cuerpo puede agotar a los órganos digestivos y conducir a diversos problemas de salud, incluyendo enfermedades crónicas degenerativas.

Si consumes alimentos enlatados frecuentemente, te recomendamos tomar un buen suplemento de enzimas.

 

¿Afecta el envasado a las vitaminas y minerales?

De acuerdo a investigaciones del Departamento de Ciencias de los Alimentos y Nutrición de la Universidad de Illinois, los niveles de vitaminas y minerales en los alimentos envasados comercialmente son relativamente estables comparados con los frescos. Sin embargo, las investigaciones no hacen distinción entre los nutrientes naturales presentes y aquellos que son añadidos en el proceso de envasado.

Las compañías de envasado añaden cloruro de calcio a las conservas de tomate para darle firmeza. Generalmente se añade vitamina C a las frutas envasadas para mantener su color. El calentamiento destruye la vitamina C natural de muchas de las frutas.

El envasado también disminuye notablemente las vitaminas del grupo B y el ácido fólico. Este último es muy importante en las mujeres embarazadas. Las vitaminas A, D y E, así como los minerales, son más estables en los alimentos envasados.

 

CONGELADO

Actualmente es el método más simple para preservar los alimentos en casa. Los alimentos frescos y cocinados pueden ser preservados rápidamente con un mínimo de esfuerzo y tiempo. Se usan contenedores rígidos, bolsas flexibles o envolturas que son resistentes a la humedad. No hay que esterilizar los alimentos, ya que con el congelado las enzimas no sufren daños. Sin embargo, los alimentos comerciales se calientan a altas temperaturas antes de su congelado, causando la destrucción de enzimas y de la vitamina C.

 

SECADO

El secado es uno de los métodos más antiguos para la preservación de los alimentos. Casi todos los alimentos pueden ser secados, pero los más populares son las frutas. Las frutas secas nos brindan energía de manera rápida.

El secado concentra los nutrientes en los alimentos. Muchas frutas secas son excelentes fuentes de hierro, potasio y magnesio. Recuerda, sin embargo, que cualquier pesticida y preservante presente en los alimentos frescos también se concentrarán en los secos, por lo que resulta más seguro el secado de productos orgánicos.

Las frutas no orgánicas habitualmente se preservan con dióxido de azufre para mantener el brillo de su color y su apariencia “fresca”. El dióxido de azufre puede causar reacciones alérgicas. También destruye las vitaminas del grupo B en el cuerpo y causa problemas en los riñones.

 

FERMENTACIÓN

Antes de la llegada de la refrigeración, la gente recurría a la fermentación para prevenir que los alimentos se dañasen.

En la actualidad, los alimentos fermentados se han vuelto populares nuevamente por la información que tenemos acerca de sus beneficios para la salud:

  • Promueven la asimilación de nutrientes, particularmente la síntesis de las vitaminas del complejo B y el calcio.
  • Reducen los niveles de colesterol.
  • Reducen el riesgo de contraer cáncer a los intestinos.
  • La ingestión regular de chucrut y otros vegetales fermentados ayudan a recolonizar la mucosa intestinal con bacterias beneficiosas.

Casi cualquier vegetal puede ser fermentado, pero los más populares son la col, el rabanito, la zanahoria, la cebolla, el pepinillo, el pimiento y la betarraga.

 

Recomendamos evitar alimentos enlatados y productos pasteurizados, ya que el calor usado en la pasteurización destruye las enzimas y los microorganismos beneficiosos para nuestra salud.

 

 

31/08/2021

Califícalo
/ 0
Compártelo
Compártelo