EL AMOR ES VITAL

Dr. José Luis Pérez-Albela

Médico cirujano

Médico naturista

C.M.P. 18164

PERÚ


 

¡El amor es vital, el amor es divino!

 

Para realizar un acto que pueda ser ofrendado a Dios lo suficientemente puro para ganar su gracia, éste tiene que ser una manifestación de amor; y mientras más brillante la manifestación de amor, más cercanos estamos a Dios.

 

El amor divino no se ve afectado o modificado por consideraciones de casta, credo o religión. No puede ser manchado por la envidia, la maldad o el odio.

 

Llenemos cada palabra con amor, llenemos cada acto con amor. Nuestras palabras no deben cortar como la daga, ni herir como la flecha, ni golpear como el mazo; tienen que ser una fuente de dulce néctar, un consejo de la consoladora sabiduría, o un suave camino de flores, deben conferir paz y alegría.

 

El amor no conoce el miedo, el amor rechaza la falsedad. El temor arrastra al hombre a la falsedad, a la injusticia y al mal.

 

El amor no anhela alabanza, esa es su fortaleza. Únicamente aquellos que no tienen amor, ansían la recompensa y la reputación. La recompensa del amor es el amor mismo.

 

El amor es la luz de la vida; es el único código de conducta que lo abarca todo.

 

Dejemos fluir del corazón el amor como un torrente de verdad, un río de sabiduría. No dejemos que emane ni de la cabeza ni de la lengua, sino que emerja pleno y libre del corazón; este es el más elevado deber.

 

“Iniciemos el día con amor,

llenemos el día con amor,

pasemos el día con amor.

Terminemos el día con amor,

este es el camino hacia Dios”

 

 

¡Espero que esta reflexión les haya sido útil! 

 

Recuerden seguir nuestras publicaciones de salud y bienestar a través de nuestras redes sociales @biendesalud, @perezalbela, y 

nuestra página web www.magnesol.pe. 

 

Compártelo