BENEFICIOS DEL YOGA PARA ALIVIAR LESIONES

 

Cuando comencé a enseñar yoga de manera particular, muchos de mis estudiantes venían con lesiones severas como hernias en la espalda, rotura de meniscos y condromalacias, entre otras. Por esta razón, indicaba las variaciones en las posturas correspondientes y buscaba más información para poder aliviar y mejorar dichas condiciones.

Desde hace muchos años, soñaba con viajar a la India y practicar Ashtanga Yoga en Mysore, la segunda ciudad más grande del estado de Karnataka. El estilo que realizo en mi práctica personal es el Ashtanga Yoga, y busqué la mejor escuela para estudiar yoga terapéutico. Viajé a la cuna del ayurveda en Kerala junto a Ornella Puccio, codirectora de Yoga Terapéutico, a realizar un curso intensivo de Health Coach Ayurvédico.

En sánscrito, yoga significa unión (yug: unir). Unión entre cuerpo, mente y espíritu. Todos los estilos de yoga buscan sanar e integrar el cuerpo y la mente. El yoga restaurativo o terapéutico rescata y subraya este origen. No hay limitaciones físicas ni emocionales para practicarlo, porque las posturas se adaptan a la condición y capacidad física de cada persona. Por lo tanto, lo pueden practicar quienes padecen lesiones graves en la espalda, rodillas o lumbares, e incluso quienes sufren depresión, ataques de pánico o ansiedad.

El yoga restaurativo es para todos, sin importar la edad, la experiencia en la práctica de yoga ni la condición física. Muchas personas se abstienen de practicar yoga cuando se encuentran lesionadas o enfrentan algún impedimento físico o emocional, lo que hace que pierdan la confianza en su cuerpo. El yoga restaurativo cambia esta percepción, porque ayuda en el proceso curativo de las lesiones y toda clase de enfermedades.

En ocasiones, el simple hecho de reducir los niveles de estrés hace una gran diferencia en el proceso curativo de lesiones físicas y de los estados de ánimo.

Entre sus muchos beneficios, el yoga permite sanar y fortalecer contusiones, manteniendo un buen estado de salud. Ayuda a sanar lesiones al fortalecer los músculos, por medio de posturas enfocadas en alinear el organismo, cuyo objetivo es la rehabilitación del cuerpo.

El yoga restaurativo busca la relajación de los músculos tensos y el fortalecimiento de los que están débiles, así como el movimiento y la coordinación entre ellos. Su principal objetivo es la protección y alineación de la columna vertebral y las articulaciones de las extremidades superiores e inferiores.

Las series de asanas que se realizan durante una rutina, son suaves y fueron diseñadas especialmente para buscar la adaptación de cada parte del cuerpo, brindándole movilidad y flexibilidad a cada espacio para retornarlo a su estado natural. No es inusual recurrir a complementos como bolters, bloques de madera, sillas, cobijas, cintas y bancos, entre otros.

Si un alumno padece una lesión o enfermedad específica, deberá contar con una autorización previa del médico o fisioterapeuta para poder practicar. Es importante que el practicante indique el tipo de lesión o enfermedad que padece antes de iniciar la actividad. Además, se debe establecer una constante comunicación para detectar cambios negativos o positivos en su evolución.

Los beneficios de esta disciplina no se limitan a lo físico, también se ocupa de las emociones que muchas veces se guardan y causan dolencias en los huesos, músculos, órganos y sistemas. Gran parte de la práctica consiste en respirar y llevar oxígeno a ciertas áreas específicas del cuerpo para liberar toxinas, emociones y pensamientos atrapados.

El yoga restaurativo nos enfrenta al miedo, la angustia, la ansiedad, el enojo, la tristeza y todos los pensamientos negativos que invaden la mente. A partir de la observación, la aceptación y el desapego, nos enseña que en la vida todo es transitorio.

Los diferentes estilos de yoga son caminos que nos llevan a lo mismo, la idea es laborar con el cuerpo para poco a poco llegar a estados más profundos de conciencia y calmar las fluctuaciones mentales. Todo el tiempo estamos pensando en lo que hicimos y en lo que nos falta hacer, pero no nos detenemos en el aquí y ahora. En una palabra, el yoga es conexión.

 

¡Esperamos que esta información les haya sido útil!

 

Recuerden seguir nuestras publicaciones de salud y bienestar a través de nuestras redes sociales @biendesalud, @perezalbela, y nuestra página web www.magnesol.pe.

 

 

 

24/11/2022

Compártelo