EL PAPEL DEL MAGNESIO EN LA MEDICINA DEPORTIVA

 

 

Cualquier atleta que busque ganar resistencia, aumentar su desempeño atlético y su masa muscular, debe considerar aumentar su ingesta de magnesio y zinc. La resistencia muscular y la capacidad de rendimiento total disminuye rápidamente con la deficiencia nutricional de minerales esenciales como el zinc y el magnesio”.

 

Dra. Lorrie Brilla, del Programa de Kinesiología y Educación Física, Western Washington University.

 

 

El magnesio es posiblemente el mineral más importante para la nutrición deportiva. Esto está comprobado, especialmente en el caso de los atletas. Cuando se practican ejercicios vigorosos, el ser humano pierde minerales esenciales a través del sudor, siendo el magnesio uno de los más importantes. Un nivel adecuado de magnesio ayuda al cuerpo contra la fatiga, agotamiento a causa del calor, control del azúcar en la sangre y el metabolismo.

 

Las investigaciones indican que incluso pequeñas disminuciones en la ingesta de magnesio pueden ocasionar serios problemas en el desempeño atlético; pero lamentablemente, a pesar del importante papel que desempeña este mineral en la producción de energía, muchos entrenadores y atletas ignoran su gran importancia para conservar la salud y un buen rendimiento.

 

No rendir en toda su capacidad por la falta de un mineral como el magnesio, no es una opción para los que desean ganar una competencia. La resistencia atlética y el rendimiento reforzado aumentan significativamente cuando se suministran dosis de magnesio elevadas de maneras transdérmica, tópica y orales.

 

Es común que las personas físicamente activas no consuman dietas que contengan cantidades adecuadas de minerales, incluyendo el magnesio, lo cual lleva a una deficiencia nutricional marginal, lo que tiene como resultado un entrenamiento de baja calidad y desempeño limitado. Además, las pérdidas de minerales en la orina y el sudor son mayores mientras se hace ejercicio, que cuando se está descansando. Estas condiciones, generalmente pueden contribuir a un déficit de minerales en los atletas.

 

Durante el ejercicio, se han observado cambios en el comportamiento del magnesio. Con respecto al magnesio en la sangre extracelular, varios autores indican que el ejercicio de alta intensidad produce hipomagnesemia como consecuencia de la disminución en el volumen del plasma, por la pérdida del magnesio por acción del nervio vago que estimula la excreción de este mineral por las heces y por el sudor.

 

Generalmente, la disminución de magnesio inducida por el ejercicio, no se aproxima al nivel preocupante desde el punto de vista de la salud. Las consecuencias de las disminuciones de magnesio inducidas por el ejercicio en la salud de gente sana con niveles normales de magnesio parecen ser insignificantes; sin embargo, pueden ser más importantes en gente que ya tiene un nivel bajo de magnesio. Este problema se puede exacerbar en aquellos que experimentan grandes incrementos de ácidos grasos libres en el plasma durante el ejercicio, debido a la relación inversa entre el magnesio sérico y los ácidos grasos libres. Es importante entender también que el déficit de magnesio juega un papel en la lesión del miocardio luego del ejercicio prolongado sostenido, lo cual puede causar un incremento de probabilidades en la formación de trombos y/o vaso espasmos coronarios.

 

En estudios recientes, se ha demostrado que la ingesta de magnesio incrementa la fuerza y el poder de los músculos. Los corredores de maratón con un nivel adecuado de magnesio presentaron mejoras en su rendimiento al correr y en la función músculo esquelética, cuando incrementaron la concentración de magnesio muscular.

 

Por otro lado, si un atleta no consume una dieta cargada de semillas de calabaza (tostadas), espirulina, almendras, nueces del Brasil, semillas de ajonjolí, maní o arroz integral (que son alimentos comunes, con más de 100 miligramos de magnesio por cada 100 gramos), realmente no está consumiendo suficiente magnesio. Si agregamos el consumo de pan blanco y otros alimentos chatarra, podemos suponer fácilmente, que es poco probable que los atletas estén consumiendo el magnesio suficiente de sus fuentes dietéticas.

 

Los estudios han demostrado que la administración diaria de un suplemento con 30mg de zinc y 450mg de magnesio, puede elevar los niveles de testosterona hasta en un 30%. La Dra. Lorrie Birlla, de la Universidad Western Washington, indica que el magnesio y el zinc suministrados por vía oral, aumentan significativamente los niveles de testosterona libres y la resistencia muscular en jugadores de fútbol de la NCCA (Liga Universitaria Atlética de Estados Unidos).

 

En otro estudio, jóvenes atletas que fueron suplementados diariamente con 8mg de magnesio por cada kilo de su peso corporal, experimentaron aumentos en su resistencia y un menor consumo de oxígeno mientras realizaban ejercicios.

 

Es importante mencionar que los atletas que están bajo un continuo estrés producen cantidades excesivas de ácido láctico, lo cual se ha relacionado con niveles más altos de ansiedad. Cuando la persona está estresada, pierde grandes cantidades de magnesio.

 

La combinación de magnesio y cloruro de magnesio incrementa la circulación y la eliminación de desperdicios. Este principio es aplicable durante los recesos en competencias y después de los mismos, en baños relajantes similares a los baños con sales de Epsom, pero mucho más potentes. Un baño con cloruro de magnesio ayuda a bajar la inflamación de los músculos y las articulaciones. El Dr. Mark Steckel recomienda un baño caliente con sales de Epson (sulfato de magnesio) luego de una carrera larga, justo cuando los músculos están adoloridos. Igualmente recomienda remojar las piernas en sales de cloruro de magnesio por lo menos una vez a la semana simplemente para mantenerlas relajadas. Usar cloruro de magnesio significa toda una revolución a nivel terapéutico.

 

Esperamos que se explore un nuevo enfoque mundial en la medicina deportiva, cuando veamos que los atletas y sus entrenadores usen el cloruro de magnesio de fuentes naturales para su consumo tópico. Con este nuevo avance en la medicina deportiva, los entrenadores podrían tratar las lesiones, prevenirlas e incrementar el rendimiento atlético. El cloruro de magnesio se absorbe cuando se aplica en forma directa sobre la piel.  La terapia mineral transdérmica de cloruro de magnesio es ideal para aquellos atletas que requieren altos niveles de magnesio en su organismo.

 

Finalmente, es importante destacar que el magnesio es el mineral más importante para la nutrición de los deportistas. Un nivel adecuado de este mineral ayudará a su cuerpo a defenderse de la fatiga y el calor; además de controlar el azúcar en la sangre y el metabolismo. Asimismo, esto descifra parte del misterio del porqué algunos atletas mueren jóvenes: en atletas que han sufrido paros cardiacos, incluso en plena competencia, se encontró que sus niveles de magnesio en los análisis de sus tejidos eran muy bajos y los de mercurio demasiado altos.

 

Por todas estas razones y muchas más, tanto los médicos deportivos como los atletas, deben estar atentos a los cambios del magnesio durante el ejercicio, para evitar riesgos que pongan en peligro su salud.

 

 

 

NOTA EDITORIAL: Si desean saber más sobre el magnesio y su papel en las funciones vitales del organismo, pueden adquirir el libro “El Magnífico Magnesio” del Dr. José Luis Pérez-Albela.

 

¡Esperamos que esta información les haya sido útil!

Recuerda seguir nuestras publicaciones de salud y bienestar a través de nuestras redes sociales @biendesalud, @perezalbela, y nuestra página web www.magnesol.pe.

 

 

 

25/05/2022

Compártelo