El rol del MAGNESIO en la gestación y lactancia materna

Siete puntos que debes conocer sobre el MAGNESIO en la gestación y lactancia materna

El MAGNESIO es fundamental en la etapa de gestación. Interviene en todos los procesos vitales

 

1. El MAGNESIO mantiene a la gestante tranquila, relajada y a la vez despejada, atenta, optimista y contenta.

2. El MAGNESIO se encarga de mantener el tono muscular adecuado; es decir, con la flexibilidad y la resistencia necesarios, dando cobertura y protección a un embarazo libre de amenazas previas a la fecha del parto, lo cual contribuye a que la gestación llegue a un feliz término, culminado en un parto natural.

"La deficiencia o carencia de MAGNESIO  produce  los síntomas de  la pre-eclampsia y  eclampsia  en la gestante, que viene a ser la subida de la presión arterial, seguida de convulsiones a nivel del vientre, lo que pone en alto riesgo la continuidad de la gestación."

Cuando una gestante llega al hospital con un cuadro de eclampsia, los médicos le aplican rápidamente altas dosis de MAGNESIO (sulfato de MAGNESIO) por vía endovenosa, lo cual controla inmediatamente el cuadro de hipertensión y convulsión que amenaza la salud de la madre y del bebé. Las inyecciones de MAGNESIO socorren a la madre y al niño, permitiendo que ambos normalicen sus funciones biológicas.  Por ello es recomendable el consumo diario de dos gramos de MAGNESIO durante esta etapa, ya que mantienen a la madre y al niño saludables y tranquilos.

3. El MAGNESIO también es indispensable en la gestación para la fijación del calcio, tanto en el niño que está formando su estructura ósea, como en la madre, para proteger su dentadura y su sistema óseo en general; además, es indispensable para mantener la adecuada provisión de calcio, que se asimila en los huesos como fosfato de calcio.

"El calcio se asimila en los huesos como fosfato de calcio, y el MAGNESIO ayuda a producir una sustancia llamada lecitina, que viene a ser justamente el fosfolípido que hace que el calcio se asimile fácilmente."

4. El MAGNESIO mantiene al calcio diluido en la sangre, para que cumpla su rol neuro-equilibrante, evitando a su vez que ingrese con dureza a los tejidos blandos como las arterias, los riñones, el corazón y el cerebro. De esta manera, el organismo de la madre gestante se desarrollará dentro de un campo de seguridad y salubridad adecuadas.

5. Al evitar la carencia y la sub-carencia de magnesio en la gestación, se cubren los niveles mínimos indispensables de este mineral que aseguran la energía vital de la madre y el bebé, tanto en la gestación como en el post-parto.

6. El MAGNESIO activa la "enzima ATPasa” que a su vez actúa como biocatalizador de la Molécula de la Energía. Quiere decir, que estamos hablando de la energía corporal total, la energía que por un lado nos permite estar atentos, despiertos, alertas y también la energía que es necesaria para descansar profundamente y amanecer con vitalidad.

"La madre gestante debe de asegurar una ingesta mínima de dos gramos de MAGNESIO al día y consumir los alimentos que lo contienen a fin de evitar cualquier riesgo por falta de energía vital."

Regresar Compártelo