info@magnesol.pe +51 936 098 933 fb in MENU
Whatsapp

¿QUÉ ES LA ISQUEMIA CEREBRAL Y POR QUÉ OCURRE?



dolor cerebral

 

La isquemia es una enfermedad en la que se produce una disminución del flujo de sangre rica en oxígeno a una parte del organismo, en este caso al cerebro. En consecuencia, se produce una lesión más o menos importante según la localización, el tamaño de la zona afectada y el tiempo durante el cual el paciente permanece sin el tratamiento adecuado.

 

Los síntomas de una isquemia cerebral dependen del lugar en el que se produzca la disminución del flujo sanguíneo, así como de la intensidad y extensión de la isquemia. Conviene recordar que el aporte de sangre al cerebro se consigue mediante las dos arterias carótidas y las dos arterias vertebrales que se unen formando el tronco basilar. En la base del cráneo se establece una comunicación de estos vasos para formar el círculo de Willis. La obstrucción de una arteria carótida se caracteriza por:

  • Debilidad o parálisis del brazo, la pierna o el rostro de un lado del cuerpo.
  • Entumecimiento u hormigueo en el brazo, la pierna o el rostro, de un lado del cuerpo.
  • Dificultad para pasar los alimentos.
  • Pérdida de la vista o vista nublada en un ojo.
  • Mareo, confusión, desmayo o coma.
  • Dolor de cabeza intenso y repentino de origen desconocido.

 

CAUSAS

La isquemia cerebral focal puede deberse a varios factores:

  • Por oclusión total “in situ” de una arteria (trombosis) en general debida a una lesión arteriosclerótica. 
  • Por estenosis (estrechamientos) arteriales de origen hereditario.
  • Por embolia, generalmente de origen cardiaco, más frecuentemente en pacientes con valvulopatías o arritmias.

 

La oclusión de las arterias cerebrales por trombosis o embolia es el mecanismo pato fisiológico más frecuente. La afección arterial es debida a la arterioesclerosis de los vasos intracraneales y extracraneales favorecida por una serie de factores genéticos y ambientales (hipertensión, aumentos del colesterol, tabaquismo, etc.).

 

PREVENCIÓN

  • Eliminar el cigarrillo y las bebidas alcohólicas.
  • Realizar ejercicios aeróbicos para mejorar el flujo sanguíneo.
  • Reducir el consumo de sal, grasas de origen animal y frituras de todo tipo.
  • Evitar el estrés realizando diariamente actividades de ocio al final del día.
  • Incluir alimentos protectores de los vasos sanguíneos como verduras y frutas.

 

TRATAMIENTOS NATURALES

Es necesario saber que para el tratamiento de la isquemia cerebral se requiere tratar la aterosclerosis u otros trastornos subyacentes, por lo cual es necesario realizar cambios en el estilo de vida.  Además, pueden ser necesarios tratamientos farmacológicos e intervenciones quirúrgicas para contrarrestar los efectos de la enfermedad de las arterias carótidas y reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebro vascular.

 

Los principales tratamientos naturales son:

Relajación. Realiza ejercicios de tai chi o yoga para mejorar tu flujo respiratorio y aportar relajación dinámica a tu organismo.

Fitoterapia. Tomar una decocción de manayupa durante 15 días y luego continuar con una infusión de agracejo durante 15 días más.   De esta forma se hará un tratamiento depurativo de las arterias.

Alimentación. Para mantener las arterias en buen estado, preparar un aliño diario con dos ajos crudos, perejil y una cucharadita de aceite de sacha inchi y agregarlo a la comida diaria.

Nutrición. Tomar una cucharada de lecitina granulada o su equivalente de seis cápsulas de 200mg con cada comida.

Suplementos:

  • Tomar una cápsula de ginkgo biloba para mejorar la circulación cerebral.
  • Colocar en un vaso el contenido de un sachet de cloruro de magnesio con zinc y agregar el jugo de un limón, luego añadir medio vaso de agua. Tomar una dosis en ayunas y otra al acostarse.

 

 

29/12/2021

Califícalo
/ 0
Compártelo
Compártelo