CONSEJOS PARA REGULAR LA HORMONA GRELINA Y COMBATIR EL SOBREPESO

 

La hormona grelina, comúnmente conocida como la “hormona del hambre”, se produce principalmente en el intestino delgado y en el estómago, aunque es mayormente conocida por regular el apetito y producir una sensación física de hambre, al mandarle una señal al cerebro que le indica que el almacenamiento de alimentos y azúcar en el cuerpo está bajo. También se trata de una hormona que tiene muchas otras funciones corporales y endocrinas.

 

Si deseas saber más sobre esta hormona y sus importantes funciones en el organismo, sigue leyendo esta interesante nota.

 

 

 

Qué es la grelina

La grelina es una hormona peptídica secretada principalmente por el estómago. Fue descrita inicialmente como un factor estimulador de la secreción de hormona de crecimiento. Sin embargo, pronto se descubrió que también juega un papel importante en la regulación del comportamiento alimentario tanto en animales como en humanos; la grelina estimula el apetito y por lo tanto está implicada en el control del balance energético y peso corporal.

 

La regulación anormal de los niveles de grelina conduce tanto a sobre peso como a bajo peso. Adicionalmente, parece ser que la eficacia de las diferentes estrategias utilizadas en el control del peso corporal depende en parte en su capacidad de modificar los niveles plasmáticos de grelina. Mientras que los efectos de la grelina han sido relativamente bien documentados, los mecanismos responsables de sus efectos se siguen investigando y actualizando.

 

Funciones de la hormona grelina

- Estimula la secreción de la hormona de crecimiento (GH).

- Regula el apetito enviándole una señal de hambre al hipotálamo; es decir, que se eleva con el hambre, y se baja con los alimentos ingeridos.

- Regula la producción de la hormona insulina.

- Regula el peso corporal y la producción de masa muscular.

- Tiene un efecto cardioprotector.

- Modula la actividad neuronal en áreas relacionadas con el apetito y la recompensa. Puede asociarse con la sensación de placer y recompensa al ingerir ciertos alimentos por episodios de ansiedad; lo que puede incluso llegar a relacionarse con las adicciones, ya que trabaja en una vinculación emocional con aquello que queremos consumir, provocando la necesidad de ingresar en un círculo vicioso por la emoción de recompensa.

- Está involucrada en procesos de la memoria, pues cuando se eleva esta hormona y produce sensación de hambre, también se activa la memoria.

 

Sabemos que el sobrepeso y la obesidad, son males que atacan a millones de personas alrededor del mundo, y que incrementan el riesgo de padecer diabetes tipo 2, una enfermedad muy peligrosa que trae consecuencias perjudiciales para la salud, y que se encuentra en el puesto número 12 de las principales causas de mortalidad a nivel mundial según la Organización Mundial de la Salud.

 

Por ello, es esencial entender la función de esta hormona, ya que esto será clave para regular el sobrepeso y los riesgos de obesidad.

 

Consejos para equilibrar la grelina y bajar de peso

 

- Mantener una alimentación saludable y balanceada, lo menos procesada posible.

 

- Aumentar el consumo de grasas saludables; ácidos grasos como el ácido octanoico, (palta, coco, algunos frutos secos, etc.), pues ayudan a bajar el apetito y cancelar la producción de la grelina.

 

- Bajar el consumo de carbohidratos, porque no producen sensación de saciedad, aumentando los niveles de grelina y por ende, aumentando el hambre y la necesidad de ingerir más alimentos. Para que esto funcione de manera ideal, se pueden realizar ayunos intermitentes que nos ayudarán a escuchar nuestro cuerpo y empezar a educarlo nuevamente, proporcionándole solo los alimentos que necesita en el momento indicado.

 

- Aumentar el consumo de almidones no absorbibles (pectinas, fibras, alimentos crudos y vivos). Proporcionan sensación de saciedad, controlando la grelina.

 

- Eliminar los conservantes, saborizantes, etc., porque tienen agentes orexiantes que estimulan la producción de la grelina.

 

- Mantener una buena higiene de sueño, acostándose a la misma hora y durmiendo el tiempo suficiente; ya que la falta de sueño produce un desequilibrio hormonal y aumenta la producción de esta hormona.

 

- Controlar los niveles de estrés, ya que producen aumento de esta hormona, provocando ansiedad, la cual muchas veces se sacia con comida.

 

- Evitar el sedentarismo pues dispara la producción de la grelina.

 

- Realizar actividad física regular, pues ayuda a mantener equilibrada la producción de esta hormona.

 

- Controlar la parte emocional es esencial para el entrenamiento de esta hormona. Por ejemplo, desde la infancia, es fundamental no acostumbrar a los niños a darles comida para calmar los episodios de ansiedad, ya que se creará un patrón de estímulo para el resto de la vida, en donde requerirán comer a repetición para combatir cualquier episodio emocional que le esté afectando.

 

 

¡Esperamos que esta información te haya sido útil!

Recuerda seguir nuestras publicaciones de salud y bienestar a través de nuestras redes sociales @biendesalud, @perezalbela, y nuestra página web www.magnesol.pe.

 

Fuentes de información:

World Health Organization, Preventing and Managing the Global Epidemic of Obesity. Report of the World Health Organization Consultation of Obesity. 1997: Geneva.        [ Links ]

Deedwania PC. Metabolic syndrome and vascular disease: is nature or nurture leading the new epidemic of cardiovascular disease. Circulation 2004;109: 2-4.        [ Links ]

Holst B, Schwartz TW. Constitutive ghrelin receptor activity as a signaling set-point in appetite regulation. Trends Pharmacol Sci, 2004;25: 113-117.         [ Links ]

 

DoctorJavier E Moreno Médico Alternativo (canal YouTube)

 

Infosalus.com

 

es.wikiédia.org

 

13/05/2022

Compártelo