info@magnesol.pe +51 936 098 933 fb in MENU
Whatsapp

¿CÓMO CURAR EL HÍGADO GRASO? TRATAMIENTO NATURAL EXPLICADO POR EL DR. WILLIAM FLORES



Hígado graso

 

Me sorprende mucho la cantidad de pacientes que llegan a la consulta con el diagnóstico de hígado graso o esteatosis hepática, sin saber qué tipo de alimentación deberían tener. Esto es muy importante, porque esta enfermedad es muy frecuente y muchas veces la causa se halla en una mala alimentación, y si no educamos al paciente adecuadamente a comer lo que debería y a dejar lo que le hace daño, pues no vamos a obtener el resultado que esperamos.

 

Tenemos que entender que esta enfermedad se puede tratar y revertir si es que llevamos una adecuada alimentación y nos va a tomar un par de semanas para que los síntomas disminuyan, y unos meses para ver los resultados positivos en análisis de laboratorio, en el ultrasonido (o ecografía).

 

A continuación, les explico todo lo que tienen que saber sobre el hígado graso y cómo revertirlo de manera 100% natural.

 

Hay dos tipos de hígado graso; uno causado por el consumo de alcohol y otro ocasionado por una mala alimentación.

 

En esta oportunidad, nos centraremos en el hígado graso causado por una mala alimentación, y según mi experiencia basada en los pacientes que veo día a día, son la gran mayoría que acuden a la consulta. Estos resultados no solo los he leído en artículos científicos; los he visto en mis pacientes que han logrado revertir la enfermedad y hoy en día se sienten mucho mejor sin síntomas y muchas veces con el hígado de un tamaño adecuado y sin esteatosis en la ecografía.

 

La principal causa de hígado graso es el consumo de calorías en exceso, y si somos más específicos, es el consumo excesivo de calorías de origen animal y de alimentos refinados o procesados. Por esta razón, una de las primeras recomendaciones es evitar tener sobrepeso u obesidad; además debemos evitar tener colesterol elevado (hipercolesterolemia), triglicéridos elevados (hipertrigliceridemia), y también tenemos que evitar la resistencia a la insulina o enfermedades como la diabetes mellitus, debido a que todas estas predisponen y aumentan el riesgo de que una persona tenga hígado graso.

 

 

Es sumamente importante tratar esta enfermedad cuando está en las fases iniciales; es decir, en la fase de hígado graso, ya que como podemos ver, hay diferentes fases. Según van avanzando estas fases, un hígado normal se irá convirtiendo en hígado graso y si no nos cuidamos y no cambiamos la alimentación, la siguiente fase ocasionará fibrosis en el hígado, lo que posteriormente terminará en una cirrosis. El problema de la cirrosis es que esta fase ya no es reversible; es decir, mientras que el hígado graso se podía revertir y volver a tener un hígado prácticamente normal, en la fase de cirrosis, ya no vamos a poder tener esos resultados. Por desgracia, en esos casos solamente se puede realizar tratamientos paliativos.

 

Recuerden que la cirrosis es una enfermedad muy complicada y que muchas veces ocasiona la muerte o fallecimiento de la persona. Por eso, tienen que conocer cuáles son los principales enemigos del hígado y las causas que ocasionan el hígado graso y son dos:

 

1. Los alimentos de origen animal.

2. Los alimentos procesados, refinados, conocidos como “comida chatarra”.

 

Cuando hablamos de alimentos procesados, estamos refiriéndonos a bebidas alcohólicas, frituras, endulzantes y harinas refinadas.

 

Cuando nos referimos a alimentos de origen animal, nos referimos principalmente a los lácteos como es el queso, la mantequilla, y al consumo de alimentos como el huevo o las carnes.

 

Por lo tanto, si quieres mejorar el funcionamiento de tu hígado, si quieres revertir la enfermedad de hígado graso, lo que tienes que consumir es todo tipo de frutas, verduras, menestras, granos enteros, tubérculos, semillas, y frutos secos, que son lo más sano para tu hígado y que ayudan a revertir esta enfermedad de manera 100% natural.

 

Este tipo de alimentación es la más sana que existe para tener un hígado sano y nos va a ayudar muchísimo para revertir la enfermedad.

 

Muchos pacientes me dicen que es difícil este tipo de alimentación y por eso me solicitan que les de algún jugo, extracto de frutas o verduras, algunas hierbitas, o alguna pastilla que les pueda ayudar a curar el hígado graso. Lamentablemente, ninguno de estos tratamientos es más efectivo o si quiera se puede comparar con llevar una buena alimentación, que le haga bien al hígado; porque si tú consumes una pastilla, una hierba o un extracto, está bien, puede ayudarte, pero si el resto del día consumes alimentos dañinos, no servirá de nada porque va a ser un 1% de algo sano que agregaste a tu alimentación, y el 99% de todos los procesados y alimentos de origen animal que te están haciendo daño, por lo cual no va a ser posible que se revierta la enfermedad.

 

También es importante tener en cuenta que una persona tiene que hacer ejercicio de manera regular. Yo les recomendaría que hagan ejercicio todos los días, aunque sean 5, 10 o 15 minutos. Lo ideal es llegar a 30 minutos, pero podemos empezar poco a poco.

 

También nos pueden ayudar algunos alimentos de sabor cítrico o ácido. Según la medicina occidental, tanto como la medicina tradicional China, el sabor ácido ayuda al hígado. Eso sí, no se debe exagerar, y a la hora de tomar por ejemplo, agua tibia con limón, hay que tener cuidado con las personas que padecen gastritis, quienes no lo deben tomar en ayunas ya que les puede irritar un poco el estómago. Para ellos es mejor tomar agua tibia con limón después del desayuno porque les ayudará bastante ese sabor ácido o cítrico como el de otras frutas y alimentos para que el hígado se vaya recuperando poco a poco; pero eso sí, siempre sin exagerar.

 

A continuación, les explicaré brevemente cómo es que estos alimentos, tanto los de origen animal como los alimentos procesados o las “comidas chatarra”, hacen daño al hígado. Esto se debe a que tanto los alimentos como el huevo, el queso, la mantequilla, la margarina, la galleta, el queque, la torta, la empanada, el azúcar, la estevia, los edulcorantes, la algarrobina, la miel, todo tipo de frituras, así como los peores alimentos que en este caso serían los de origen animal procesados; es decir, todo lo que es jamón, salchicha, chorizo y hamburguesas, hacen mucho daño al organismo debido a que tienen grandes cantidades de grasa trans, grasas saturadas y colesterol; además, no tienen fibras ni fitoquímicos, no tienen suficientes minerales o vitaminas, o los tienen en una composición que no es adecuada, y todo esto hace que el hígado se empiece a inflamar y debido a que estos alimentos tienen muchas calorías, la persona no solamente sube de peso, sino que el cuerpo comienza a transformar todas estas calorías en grasas que luego se almacenan en el hígado en forma de triglicéridos y finalmente ocasionan el hígado graso.

 

Finalmente, es necesario resaltar que hay que tener mucho cuidado con las proteínas de origen animal; porque en múltiples estudios, han encontrado que toda proteína animal inflama el hígado y condiciona mayor riesgo de tener hígado graso. Por eso hay que tener cuidado con la albumina (proteína del huevo), con la carnitina (proteína de la carne) y con la caseína (proteína de la leche).

 

Si tienes hígado graso o sufres de obesidad o sobrepeso, te recomiendo no utilizar más proteína de origen animal, ya que no es conveniente para ti. Lo mejor para tu salud es consumir proteína de origen vegetal, como la que encontramos en alimentos como las menestras, incluidos frejoles, lentejas, arvejas, garbanzos, habas, pallares, en los frutos secos como las nueces, pecanas, almendras, castañas, y cashews, y en las semillas como las de linaza, ajonjolí negro, chía y también granos enteros como la quinua, cañihua, kiwicha, que tienen mucha proteína, y otros alimentos como por ejemplo el sacha inchi.

 

Los dos pilares fundamentales para evitar y tratar el hígado graso es llevar una alimentación adecuada, balanceada y realizar actividad física realizada de manera continua.

 

Referencias Bibliográficas:

1. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32077594/

2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6470750/

3. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29438460/

4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5575379/

5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5960814/

6. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30901929/

7. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31888132/

8. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33923255/

9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4093692/

10. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2873482/

11. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4907683/

12. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4245577/

13. https://www.nhs.uk/conditions/non-alcoholic-fatty-liver-disease/

 

 

NOTA EDITORIAL: Si desean ver el video del Dr. Flores, pueden ingresar al siguiente enlace:

 

https://youtu.be/SfT6J9i1220

 

 

Fuente de información:

Dr. William Flores

Transcripción de video del canal de YouTube: Dr. William Flores

 

Dr. William Flores

CMP 61628

Médico Cirujano, Acupunturista, experto en Nutrición

Facebook: Dr. William Flores

Instagram: drwilliamflores

Website: drwilliamflores.com

YouTube: Dr. William Flores

Califícalo
/ 0
Compártelo
Compártelo